Tango y Equilibrio Emocional

Pareja de tango equilibrada

Hablar de tango y equilibrio emocional nos lleva a pensar en una de las primeras enseñanzas que se nos transmite al tomar una clase. El equilibrio es usualmente uno de los tópicos más difíciles de aprender y controlar y es el camino a seguir para bailar mejor y disfrutar más tu baile de tango. Es muy común escuchar que en las clases de tango se dice que para bailar mejor hay que pensar menos y sentir más, pero hoy en día tanto en el tango como en la vida pensamos más de lo debido.

En nuestras clases de tango nos dan las técnicas y fundamentos para lograr un buen equilibrio corporal en el baile, usualmente se trabaja desde el abrazo y la posición de los pies, la caminata y la postura pero poco se habla del equilibrio emocional y como éste afecta tu baile. Somos seres que transmitimos y recibimos emociones y al bailar tango están dadas unas condiciones muy particulares que abren nuestros sentidos e invitan al disfrute  e intercambio de emociones.

En el tango es fundamental el equilibrio corporal y mantener nuestro eje ya que en la medida en que mantenemos nuestro eje cuidamos el eje de la pareja. El eje físico es un reflejo de la combinación entre el eje emocional y la técnica. En este punto es donde cualquier principiante puede decirme que su falta de equilibrio y falta de eje no se debe a circunstancias emocionales sino solamente a falta de técnica, en parte es cierto, pero lo que yo propongo es que ante la falta de eje y de equilibrio no evalúes solo la técnica sino que también evalúes tu equilibrio emocional.

¿Qué es equilibrio emocional?

La mayoría de los entendidos en la materia definen el equilibrio emocional como: las respuestas emocionales adecuadas que un individuo brinda hacia el entorno que lo rodea. Desde una perspectiva muy personal, el equilibrio emocional es la capacidad de mantener un estado de conciencia activa en el momento presente, reconociendo las emociones y las respuestas que se generan en el cuerpo ante la presencia de ciertos estímulos.

En esta definición hay varios aspectos interesantes que resaltar y es que el equilibrio emocional es un estado de conciencia activa en el presente, muchas veces nuestras emociones se ven alteradas por hechos pasados o por proyecciones a futuro pero el pasado es simplemente un presente que ya pasó y el futuro es un presente que no ha pasado; entonces ¿vale la pena alterar tu emoción presente por aquello que ya pasó o por algo que no ha pasado?

En la definición también resalto el reconocimiento de las emociones en el presente y los estímulos que las originan, el primer paso para la curación de cualquier mal es el reconocimiento, por eso el balance emocional se trata de reconocer, aceptar y vivir las emociones, los estímulos que las generan y las respuestas que generan en el cuerpo.

Equilibrio emocional, tango y pareja

Tanto en el tango como en la vida la dependencia es uno de los estados que limita el crecimiento y el aprendizaje, la dependencia se genera por la falta de equilibrio emocional y se manifiesta en el tango como una pérdida de eje y una sobrecarga del peso propio en el eje de la pareja. En la vida en pareja la dependencia se relaciona con la aparente incapacidad de un miembro de la pareja de continuar su vida sin el apoyo del otro; nuevamente cuando bailamos tango y recargamos continuamente el eje de la pareja con nuestro peso estamos reflejando una actitud dependiente que manifiesta nuestra falta de equilibrio emocional.

Mi propuesta para mejorar el equilibrio en tu baile es ubicarte en el momento presente, desconectar tu mente de los momentos pasados y futuros y entrar en un estado de conciencia activa y sensorial que te permita reconocer y sentir el punto del baile en que estás siendo dependiente y a partir del reconocimiento puedas realizar de manera efectiva las correcciones técnicas para mejorar la experiencia. Recuerda que todos somos transmisores y receptores de emociones, en la medida en que puedas transmitir el sentimiento de bailar lo que te gusta y el bienestar de conectarte con tu pasión, en esa misma medida sentirás que la experiencia del baile se eleva más allá de la técnica.

Equilíbrate emocionalmente: piensa menos, siente más, conéctate con el presente. Al fin y al cabo si en tu presente estás bailando un tango, el sentimiento de bienestar y equilibrio no le dará cabida a ninguna pérdida de eje.

Hasta la próxima tanda !!!