Pareja de tango y miedos

Pareja de tango y miedos, dama con miedo y caballero colocando tango

Los miedos en la pareja de tango

En la pareja de tango y en la vida es muy común encontrarse con que uno o ambos tienen la tendencia a querer evitar situaciones de exposición social, en las que se sientan evaluados por otros. Generalmente, existe la preocupación de ser juzgado, avergonzado, humillado o hacer el ridículo. Estos miedos generan en la persona tensiones que dificultan la normal ejecución del baile, alejan a la pareja de tango del momento presente y del disfrute implícito en el hecho de tener a otra persona abrazada, moviéndose al ritmo de un 2×4.

En el tango y en la vida vas continuamente enfrentando los miedos propios y los miedos sociales, el miedo como sentimiento o sensación es un mecanismo de defensa del cuerpo ante una potencial o real amenaza a la vida. El miedo pone en marcha en el cuerpo los mecanismos de alerta y de subsistencia, todas las funciones normales pasan a un estado de emergencia y la atención se centra precisamente en el elemento que causa la alerta. Ante situaciones de vida o muerte el estado de alerta es lo que puede mantenerte con vida, pero en situaciones normales el estado de emergencia impide el disfrute del momento presente y no permite que el cuerpo se relaje.

En la milonga es muy frecuente enfrentarse a los miedos, existen por ejemplo el miedo a que la pareja de tango te rechace, a que las personas que observan no les guste tú manera de bailar, a tropezar y caerte en la pista, a que te juzguen socialmente por la vestimenta, apariencia o modo de ser y existe hasta el miedo a ser aceptado. Muchas veces el ser aceptado o tomado en cuenta como un(a) gran bailarín(a) trae consigo el miedo a la crítica, genera la dependencia de siempre estar a la altura de lo que los demás esperan de ti y estar continuamente evaluando tu ejecución mientras bailas; este tipo de actitud te aleja de la real conexión que debe existir al bailar, del disfrute de estar abrazado(a) a tu pareja de tango y compartir ese momento de intimidad en el baile.

Otros miedos bailando tango en la milonga

Muchos códigos de milonga esconden miedos de tipo social, en las milongas se ha hecho código el que una dama no pueda sacar a bailar a un caballero, en ese código se esconden el miedo de la dama al rechazo, el miedo del caballero a rechazar a la dama, el miedo de ambos a la exposición social y el miedo de ambos a la crítica por romper un código de milonga. Otro código muy común en las milongas es el del “Cabeceo”, bailando tango en algunas partes del mundo es común esta práctica que, de ser bien realizada, resulta una práctica hermosa, pero que en el fondo muchas veces esconde el miedo a ser rechazado y el miedo a la exposición social, en reiteradas oportunidades le he preguntado a grandes milongueros el origen del cabeceo y la mayoría me ha respondido que es una manera elegante de no exponer a la dama a negarse al baile y no exponerse el caballero a cruzar la pista de vuelta luego de un fracaso.

Estimado(a) lector(a) el fracaso es más común en la vida que el éxito, el fracaso es la mejor manera de aprender cómo no hacer las cosas, el fracaso es el método por el cual los seres humanos entendemos que debemos mejorar y que no se está haciendo algo bien o que se debe hacer en forma distinta, como dijo Henry Ford: “El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia”. Así como en muchos países es común el cabeceo para invitar a bailar a la dama, en muchos otros es común pararse de la silla mirarla a los ojos acercarse a su mesa e invitarla a bailar, si la dama no quiere bailar contigo, simplemente dirá “no” o esquivará la mirada, no hay razón para avergonzarse de fracasar, darse la vuelta y volver a la silla, al fin y al cabo luego de muchos fracasos es que llega el éxito, como dijo Thomas Alva Edison: “No fracasé, sólo descubrí 999 formas de cómo no hacer una bombilla”.

Con lo anterior no quiero que se interprete que el autor está en contra de los códigos de la milonga, al contrario, los códigos son necesarios y con la internacionalización del tango he encontrado que los códigos varían un poco según el lugar en donde se baile; los códigos son necesarios como expresión de cultura y baile, como expresión de sociedad y como actos lindos que aportan belleza y ambiente a la milonga, pero no debes esconder en los códigos los miedos al fracaso o a la exposición.

Miedos con la pareja de tango y bailando

Como ya he dicho anteriormente los miedos activan un estado de emergencia en el cuerpo y provocan la sensación de alerta en cada uno de los sentidos, los cuales se enfocan en la situación que genera miedo y la mente trabaja en función de los posibles escenarios de resolución que ella misma va creando; por esta razón bailando tango bajo este estado de alerta es imposible lograr una conexión profunda en el baile con la pareja de tango, con la música y con el entorno. Para disfrutar el momento presente y del baile debes tener todos tus sentidos enfocados en lo que está pasando y la mente debe estar serena, disfrutar del momento presente es sentir plenamente lo que está pasando sin pensar en lo siguiente que pasará o en lo que ya pasó. Para poder disfrutar más de tu baile debes enfrentar tus miedos y hacerlos a un lado, abrir los sentidos a lo que tu pareja de tango te transmite, a lo que el entorno te hace sentir y a lo que cada acorde musical provoca en ti.

Enfrenta tus miedos, atrévete a ser diferente. Tu, dama, no tengas miedo de invitar a bailar a un caballero. Tu, caballero, no tengas miedo de llegar hasta la mesa de la dama con la que quieres bailar e invitarla de forma distinta. Ambos entérense de los códigos de la milonga a la que asisten y sepan que respetarán los códigos porque son las normas de esa milonga, no porque tengan miedos que esconder debajo de esos códigos. Enfrentar los miedos no es fácil pero es el camino para que tu y tú pareja de tango disfruten del momento presente del baile e incluso para que disfrutes la milonga como un todo, al fin y al cabo ¿para qué malgastar el estado de alerta y emergencia de tu cuerpo si no hay un riesgo potencialmente mortal?

Hasta la próxima tanda !!!

Imagen tomada del perfil Axis Anima de Flickr bajo la licencia creative commons

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.