Códigos de milonga: No dar clases mientras se baila

codigos de milonga seducción en la pista

Códigos de milonga: no des clases al bailar

Más que uno de los códigos de milonga es una práctica de sentido común, las personas van a la milonga a disfrutar, a pasar un momento agradable en compañía de buenos tangos y bailes excelsos, en ese momento poco importa la opinión que otra persona pueda tener del baile y el desempeño en la pista. Si el sentido común dice que la milonga es para disfrutar y no para corregir, ¿Por qué en casi todas las milongas a nivel mundial existen personas que se dedican a dar clases en plena tanda?

Adquirir notoriedad impartiendo clases

La mayoría de las veces las personas que dan clases en plena milonga son del género masculino y esto es debido a que los hombres son más susceptibles de caer en este tipo de prácticas ¿Por qué son los hombres más propensos a caer en estas prácticas? por una simple razón: “impresionar a las mujeres”. Tradicionalmente los hombres van adquiriendo desde niños una cierta presión social por impresionar a las mujeres, y de hecho son las mismas mujeres (madres) las que imponen esa presión. Es aceptado entre madres los comentarios referentes a la cantidad de niñas que se ven atraídas por su hijo o incluso en la adolescencia comienza desde casa una presión hacia el chico por saber si tiene pareja o si ha logrado conquistar a alguna chica.

Esa programación que traen los hombres desde niños los hace cometer muchas tonterías en momentos de encuentros sociales por la necesidad de atraer la atención de las mujeres. En el tango muchos de los hombres que dan clases en plena milonga lo hacen porque piensan, desde su desespero por llamar la atención, que el mostrarle a la chica que ellos saben más va a provocar en ella un sentimiento de admiración o respeto y que con ello podrían despertar algún interés en ella.

Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus

Contrario a lo que piensan los hombres que dan clases en la milonga, a las mujeres no les interesa alguien que les critique y les corrija cada paso que dan. En general es más probable que una mujer se sienta atraída hacia un hombre que se conecta con ella, que trata de entender sus necesidades y brindarle una experiencia de baile placentera. A menudo hombres y mujeres no se entienden porque parece que física y mentalmente hablan lenguajes distintos, mientras los hombres se fijan más en el físico y las maneras de una mujer, las mujeres se fijan más en las experiencias y la calidad de los momentos que viven cuando están con un hombre.

Entre los códigos de milonga, el de no dar clases en plena pista tiene que ver con facilitar el trabajo del hombre para evitar que haga tonterías en la milonga, este código de milonga refleja el clamor de muchas mujeres por disfrutar del baile sin que nadie las critique o les diga que hacer.

Los códigos de milonga y el respeto al resto de los bailarines

Casi siempre al dar clases en plena milonga se irrespeta el derecho de otro bailarín a circular en la pista, cuando la milonga está muy llena y alguien decide parar para explicar a la compañera un paso o lo que ella ha “debido” hacer, la circulación de la ronda se detiene y el resto de los bailarines tiene que esperar a que el “profesor milonguero” culmine su explicación para continuar con la normal circulación en pista. Más allá de que se respeten o no los códigos de milonga, existe una regla universal de convivencia y es que tus derechos terminan donde comienzan los derechos de las demás personas, el respeto debe ser siempre lo más importante al momento de relacionarse con otras personas y en eventos sociales como la milonga es donde se evidencian los valores que han sido inculcados a cada persona.

Los códigos de milonga y la vida

En la vida los hombres generalmente cometen los mismos errores que en la milonga, es tan común escuchar historias de mujeres que han salido con alguien con quien estaban considerando iniciar una relación de pareja y en apenas minutos la actitud del hombre hacia la mujer lo descarta automáticamente como posible opción. A nadie le gusta que le digan cómo hacer las cosas y las relaciones de pareja e incluso el proceso de cortejar a alguien debe tener su base en el conocimiento, la aceptación y el disfrute de la persona tal y como es; al final si sales con alguien en una cita y pretendes que cambie: ¿por qué no sales con otra persona que sea tal y como a ti te gusta?

Incluso los hombres deben tomar las experiencias de la milonga para ser más selectivos y asertivos al momento de elegir salir con una mujer. Una mujer puede ser físicamente muy atractiva y deseable, pero si al salir con ella sientes que quieres cambiar muchos de sus aspectos, es mejor que inicies una relación de amigos y no te compliques la vida tratando de hacer funcionar algo que tiene pocas probabilidades de éxito.

Disfrutar la milonga

Los códigos de milonga se han pensado para poder disfrutar la milonga en un ambiente de respeto y cordialidad, para los hombres muchas veces es difícil el disfrute por la presión social histórica que tienen desde el momento de su niñez o adolescencia, para las mujeres es difícil el disfrute de la milonga cuando la pareja de turno decide parar el baile y darle clases de tango. Para que hombres y mujeres puedan disfrutar es necesario que los hombres se quiten la presión social de la conquista y aprendan a disfrutar del momento presente con la mujer que ha aceptado vivir una experiencia de baile, en el caso de las mujeres es necesario que puedan exigir respeto por parte del compañero de baile o incluso que puedan negarse a bailar con aquellos hombres que pretenden dar clases en la milonga.

Las mujeres cuando van a la milonga les gusta vivir experiencias de baile intensas y agradables, para que los hombres puedan generar ese tipo de experiencias es necesario que incrementen sus conocimientos y técnica mediante la práctica y el aprendizaje, que sepan abrazar a la mujer, lograr una buena conexión, brindarle seguridad y confort en el baile, no interrumpir los momentos cumbres de la música y el baile con conversaciones y hacer que ella sienta que vuela dentro del abrazo. Al final si el hombre logra que la mujer pueda suspirar entre sus brazos, estará mucho más cerca de llamar su atención.

Hasta la próxima tanda !!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.