Clases de Tango: Respiración

Salome Rey y Jorge Parada

En clases de tango aprendemos a bailar, a caminar el tango, a realizar pasos y figuras, a guiar y dejarse guiar y a movernos al ritmo de la música. Si te ha pasado lo mismo que a mí, seguramente en la milonga has querido desplegar todo el abanico de posibilidades y pasos aprendidos, mostrar todo tu potencial. Te preparas para bailar y al comenzar tu tango (en cualquiera de los roles) te conectas con la música, con tu pareja, contigo, tomas aire y comienzas a bailar; pronto te das cuenta de que nada de lo practicado sale como en la clase, la tensión se apodera de tu cuerpo y tu baile nunca vuelve a ser igual, piensas y recuerdas todas las clases y todo parece funcionar bien, pero hay algo sutil que seguramente no has tomado en cuenta: La Respiración.

La respiración

La respiración es un factor clave en la relajación del cuerpo, una respiración acelerada, arrítmica e inconstante puede provocar estrés en el cuerpo, tensión y rigidez. Desde la perspectiva del estado mental, una respiración arrítmica e inconstante está asociada a ataques de pánico y ansiedad, de hecho hay estudios que demuestran que una respiración rápida y agitada produce en el cuerpo un exceso de oxigenación, situación ante la que las reacciones del cuerpo incluyen sensaciones de ahogo y opresión en el pecho, entre otras.

Cuando tomas clases de tango generalmente te encuentras en un estado relajado, un  estado mental de aprendizaje, de ensayo y error, sin presiones, este estado mental es ideal para mantener una respiración adecuada ya que tu cuerpo no está expuesto a tensiones ni estrés de juicios y comentarios o de dar una buena impresión. En la milonga existen algunos factores psicosociales que pueden influir en que tu estado mental no sea completamente relajado: la presión por bailar bien, los códigos de la pista, la impresión que deseas causar en la persona que te gusta o en la persona con la que deseas bailar, entre otros, son algunos de los factores que pueden provocar que tu respiración sea más acelerada de lo normal, que sea arrítmica o incluso que bajo ciertas condiciones dejes de respirar.

Para bailar tango es necesario estar en un estado de conciencia activa en el presente, relajación, presencia y atención, la respiración es una de las herramientas indispensables para lograr un buen baile, cuando aspiras y exhalas rítmicamente, las tensiones en tu cuerpo desaparecerán y podrás efectuar movimientos más naturales y sutiles. De la misma forma con una respiración adecuada puedes lograr una mejor conexión con tu pareja de baile y con tu yo interno, comenzarás a escuchar lo que tu cuerpo pide al sonar la tanda y sentirás lo que pide el cuerpo de tu pareja de baile logrando incluso sentir el próximo movimiento segundos antes de que se ejecute.

¿Cómo puedo mejorar mi forma de respirar mientras bailo?

Algo que dicen en muy pocas clases de tango es que los maestros compositores fueron tan sabios que en cada tango nos dejaron unos compases, denominados introducción, que están allí para permitirte respirar, tomar a la pareja de baile, conectarte y luego bailar. Al principio de cada tango debes darte el tiempo para respirar, para conectarte con tu pareja de baile, para conectarte con tu yo interior, sentir tu cuerpo, sentir tu respiración. Antes de dar el primer paso toma una profunda inspiración, suspira y comienza, te darás cuenta de que tu tango iniciará de forma más relajada y ya no necesitarás pensar en todas las figuras que viste en la clase de tango porque ellas vendrán a ti y a tu cuerpo de forma casi espontánea y como resultado de una verdadera conexión.

Durante el baile mantén un estado de relajación, inspira y exhala de forma rítmica, de la misma forma como sincronizas los pasos con la música, sincroniza tu respiración en cada momento, has pausas y date la oportunidad de sentir la respiración de tu pareja, sincroniza tu respiración con la de tu pareja y así ayudarás a que respire y se relaje. Cuando vayas a girar toma aire al comienzo del giro y exhala mientras giras, verás que tus giros y pivotes serán más fluidos, más naturales porque el cuerpo estará libre de tensión.

En el tango y en la vida una buena respiración garantiza un estado óptimo de relajación, sin relajación no puede haber conexión y sin conexión no podrás bailar bien un tango. El tango es una herramienta para reflejar tu forma de ver la vida y tu forma de ser, pregúntate ¿si al bailar un tango siento tensión y dejo de respirar bien, me pasará lo mismo cuando voy a trabajar, cuando voy manejando en el tráfico, en mi relación de pareja? Respirar es lo más simple pero lo más importante, hacerlo bien nos garantiza, desde el estado de relajación, otra forma de ver y sentir el mundo.

Vive intensamente, respira, nota y siente aquellos momentos que te quitan el aliento, disfrútalos y vuelve a respirar porque respirar te recordará que en ti fluye la vida, que estás presente y activo en este mundo y en el momento presente.

Hasta la próxima tanda !!!

 

Imagen cedida gentilmente por: Luis Orlando Martinez

Modelos, bailarines y maestros: Salomé Rey y Jorge Parada

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.